28 de diciembre de 2009

La conexión plumífera


La búsqueda de la conexión definitiva entre dinosaurios y aves parece haber tocado a su fin. En las últimas décadas, la paleontología ha reunido un número creciente de pruebas que demuestran que por nuestros cielos vuelan descendientes de los dinosaurios. Y eso es lo que hoy nos muestra la portada de la National Geographic Magazine: “un auténtico eslabón perdido en la compleja cadena que conecta dinosaurios y aves”. Su nombre es Archaeoraptor liaoningensis y fue encontrado en China a principios de año. El escáner realizado sobre el fósil demuestra que se trata de un pequeño carnívoro, emparentado con el Microraptor zhaoianus.

4 comentarios:

Patman dijo...

No tengo ni idea de qué va la foto. Eso sí bible.ca, es una de las páginas más bizarras que he visto nunca jamás.

Brusete dijo...

Creo que es un pájaro antiguo (en realidad es el fósil de un pequeño dinosaurio al que alguien le puso dos alas de pájaro para hacer creer que era la conexión entre aves y dinosaurios).

Mientras nadie se molestó en comprobar el engaño el tio fue feliz y triunfó entre las paleontólogas, pero después fue rechazado y se dedicó al onanismo.

breadbimbo dijo...

A lo que me asalta una duda... cuantas paleontologas y modelos hay?
Realmente le compensaria triunfar en ese sector?
Los paleontologos se reproducen entre ellos?
Cuantas preguntas...

Jota___ dijo...

Cuando yo estaba en el insti, ya se había descubierto el eslabón clave que emparentaba a las aves con los reptiles. Seguro que todos tenéis en mente el fósil de Achaeopteryx litographica, que era aquél en el que se veían las plumas, y un cuello larguísimo, con cabeza de reptil.

Supongo que cuantos más fósiles se encuentren, más pruebas habrá de que las aves son lo que queda de los dinosaurios en la actualidad, aunque es algo que ya está totalmente asentado en todos los ámbitos de la paleontología, y por extensión en las ciencias biológicas.