13 de diciembre de 2009

Luchando en lo alto de la cadena

En los Everglades de florida, el caimán ya no es el mayor depredador. Recordemos que el caimán de florida estuvo a punto de extinguirse en 1950, pero se consiguió recuperar y ahora incluso se cría en granjas, para producir carne y cuero.

El huracán Andrew, que pasó por Florida en 1992, entre otros daños destrozó tiendas de mascotas, con lo que de esta manera accidental, llegaron a la naturaleza grandes especies de serpientes, como la pitón de birmania, y las boas. Lejos de morir, se adaptaron perfectamente al nuevo hábitat, desplazando al caiman, incluso convirtiéndolo en presa eventual.
Así, de esta manera, y con la colaboración de las fuerzas de la naturaleza, el hombre ha vuelto a alterar el medio ambiente.

Pero éste no es un problema exclusivo de los caimanes, el ser humano también está dentro del menú de estas cosas largas que se arrastran. Una de las últimas víctimas fue una niña que murió asfixiada por una boa de birmania en Oxford, un pueblecito a 80 km de Orlando, Florida, a principios de este año.

Durante el 2008, las autoridades cazaron 156 ejemplares de pitón de birmania, como intento de controlar lo que se está convirtiendo en una verdadera plaga.



Alligator mississippiensis o caimán de florida. Alcanza los 6 metros de longitud, y llega a pesar unos 100 kg, aunque los ejemplares que se ven en la actualidad no suelen sobrepasar los 5 metros.



Python molurus o pitón de birmania, alcanza los 5 metros y puede llegar a pesar 95 kg... algunas fuentes hablan de ejemplares de 400 kg.



Python reticulatus o pitón reticulada, con ejemplares de hasta 10 metros y 110 kg de peso.



La Boa constrictor imperator "solo" llega a los 4 metros de longitud. El ejemplar más grande conocido, está en el Zoo de San Diego, y alcanza los 5 metros.


Los enfrentamientos entre estos titanes de la naturaleza son frecuentes, llegando a durar 24 horas. Fuentes de National Geographics relatan que una pitón de birmania estuvo casi un día atrapada en las fauces de un caimán, hasta que consiguió zafarse y escapar.
Es frecuente que naturalistas y turistas, se encuentren con cadáveres mutilados de caimanes, muertos en su lucha frente a los gigantescos ofidios.



3 comentarios:

Patman dijo...

Virgen del amor hermoso.

Aquí como no tengamos una plaga de conejos de angora de esos...

Patman dijo...

No puedo dejar de pensar en Horatio Cane y sus gafas de sol.

breadbimbo dijo...

Y eso que tu no viviste con su spanish clon, como algunos de los aqui presentes...