26 de diciembre de 2008

Afotos

Cada vez me gusta más el mundo de la Fotografía (lo escribo con mayúsculas para los puristas). El año pasado o el anterior aprendí seis cosas muy básicas, pero que abren un mundo de posibilidades.

1. El funcionamiento y uso del obturador.
2. El funcionamiento y uso de la apertura del foco.
3. El funcionamiento y uso del grano de la película.
4. El funcionamiento y uso del flash.
5. El funcionamiento y uso del encuadre.
6. El funcionamiento y uso del enfoque.

La cámara de fotos es un aparato muy sencillo, si se entiende qué hace y cómo es por dentro.
En esencia, la luz es dirigida por una lente hacia una película que se activa con los fotones, fijando la imagen. Las propiedades de esa película (lo que viene a ser el CCD de una cámara digital) determinan la intensidad de luz a la que la imagen es fijada. En una cámara digital, dicha imagen se escanea de algún modo para ser guardada en un medio, como una tarjeta de memoria. En la cámara de toda la vida, se saca el negativo, y se lleva a revelar. Ya sé que esto es obvio para todos, pero si somos capaces de imaginar el proceso, es muy fácil entender todo lo demás.
En muchos aspectos, se parece al funcionamiento de un ojo.

1. El obturador: es un párpado. Cuanto más tiempo esté abierto, más intensidad de luz pasará al sensor de la cámara (película o CCD). Una fotografía normal, hecha con una cámara en la que no se pueda regular, mantendrá el obturador abierto 1/60 de segundo para un carrete normal.

2. La apertura de foco: es el tamaño de la pupila (siguiendo con el símil del ojo). Cuanto más grande sea, más luz entrará. La apertura de foco es, por lo tanto una medida inversa a la velocidad del obturador. Cuanto más grande sea apertura de foco, menos tiempo de obturación hará falta para que la película sea impresionada. Es muy importante entender esto, porque la cosa se complica un poco a la hora de medir la apertura de foco.
Una foto normal, hecha con una cámara cutre, de las de toda la vida, con un carrete normal, obturará a 1/60 de segundo y tendrá una apertura de foco de 2,3.
La apertura de foco se identifica con la letra "efe" minúscula. Es una unidad de medida que se expresa con un número fraccionario (quebrado) y sólo se menciona el denominador. f 2 significa: f 1/2, f22 significa f 1/22. Cuanto menor es el número "f", más grande es la magnitud del diafragma, es decir, de la pupila. El número “f” de una lente es el máximo diafragma al que puede abrir. Las lentes con un número “f” pequeño captan más luz que los de “f” grande.
Es decir, que si en esa foto normal, con cámara normal, obturación normal y película normal, la “f” fuese de 4,8, en lugar de 2,3, entraría menos luz y la película no se irradiaría.
A más “f”, menos luz.
A más tiempo de obturación, más luz.

Hay que tener claro que 1/60 de segundo es más tiempo que 1/100 de segundo.

3. Grano de la película. Una película es más sensible cuanto mayor es el tamaño de los cristales fotosensibles que la forman. Pero cuanto mayores sean esos cristales, menos definición tendrán. Sencillo, no? Pues eso se mide en el ISO de la película. Un ISO 100 es la película normal de toda la vida. El carrete normal en la cámara antigua, con el que hemos hecho la foto a 1/60” y f:2,3.
Con una cámara digital podemos cambiar la sensibilidad sin cambiar de carrete (genial, eh?), y podemos poner un ISO 50, que aprovechará más la precisión del CCD, en condiciones de mucha luz (obturador rápido), o cuando el objeto a fotografiar esté muy quieto (obturador lento), o un ISO 1600, que nos permitirá hacer fotos de objetos en movimiento con mucha luz (obturador rápido), o de objetos estáticos con poca luz (obturador lento).

Si todo esto no se entiende a la primera (lógico, por otra parte, porque son muchas variables), es mejor no seguir con rollos de encuadre, cortinillas de flash, etc. Yo os recomiendo que probéis un poco a variar el obturador (dejaos la apertura y el iso para más adelante). Cuando ya le hayáis pillado el truquillo, seguid con la sensibilidad de la película, y por último la apertura de foco.

Si os interesa, luego sigo con las explicaciones, y puedo poner fotos de ejemplo. Es cuestión de demanda. O incluso intentar explicar todo esto un poquito mejor, porque ahora me he puesto a escribir tal y cómo salía, y no sé yo…

Por otra parte, si alguien entiende de Fotografía, ya sé que hay un montón de errores, pero es que páginas dónde se explica todo detalladamente y con corrección hay a miles. Lo que yo pretendo es simplemente que se utilicen todas esas funciones que acostumbran a llevar las cámaras digitales, y que solemos ignorar, colocando siempre el famoso “modo automático”.

4 comentarios:

Brusete dijo...

Prefiero los modos para fotografiar gatos o perros de la cámara de mi hermano, ah! y desde aquí hago un llamamiento para la incorporación del ¨modo senos¨ (y del idioma cani entre los disponibles), que es para lo que muchas utilizan la cámara.

breadbimbo dijo...

Me ha gustado el artículo...
podría ser el primero de una serie llamada "fotografía para torpes", que estería muy bien... por lo menos a mi si me interesa.
Eso si, la pena es que no estará ilustrado por Forges... pero bueno, con fotos de ejemplo tampoco quedará mal.
En cuanto a este artículo, no lo he encontrado complicado de entender, asi que doy por hecho que la gente que lo lea (los tres asiduos del blog restantes) lo habrán entendido tambien.

Patman dijo...

Secundo la moción de breadbimbo para que hagas un cursillo de fotografía para torpes con fotos de ejemplo.


Mi reino por una réflex.

P.D: la apertura focal influye en la profundidad de campo ¿cierto?

iván dijo...

No he podido evitar sacar mi cámara de afotos y usarla con diferentes objetos de mi habitación. Por favor, continúa con la serie. Aunque mi cámara es una mierda, por favor continúa con la serie.
Si continúas con la serie, lo mismo me animo y me compro una réflex como dios manda, así que sólo te digo una cosa: por favor, continúa con la serie